Abierto el plazo para pedir las ayudas para el pago del IBI y tasas

Abierto el plazo para la solicitar las ayudas para el abono del IBI y las tasa de recogida de basura y alcantarillado dirigidas a personas con niveles bajos de renta.

Basándose en una aportación vecinal, el Ayuntamiento publicará un bando informando sobre las ayudas basándose en la “lectura fácil”.

Ya esta abierto el plazo para solicitar las ayudas económicas para el abono del Impuesto sobre Bienes Inmuebles de naturaleza urbana (IBI) y las tasas de recogida de basura y alcantarillado dirigidas a unidades familiares de Sopela con niveles bajos de renta.

El plazo de solicitud se abrió el 15 de noviembre y finalizará el día 30, y la presentación de solicitudes se realizará en la Oficina de Atención Municipal de Larrabasterra, Sopelarin (Gatzarriñe, 2. Teléfono: 94 656 9494).

Estas ayudas van dirigidas a sufragar los gastos de las obligaciones tributarias municipales de las personas y unidades familiares afectadas por la situación de crisis económica, desempleados, pensionistas, perceptores del SMI, RGI, y análogos, que tengan bajo nivel de renta, y con la finalidad de evitar peligros de exclusión social.

Serán financiables los siguientes conceptos:

1. El Impuesto sobre Bienes Inmuebles, hasta un máximo del 75% del mismo.

2. Las Tasas de recogida de Basuras y Alcantarillado hasta un importe máximo del 50% de los recibos anuales.

Podrá solicitarse la ayuda por los conceptos 1 y 2, sin que sean excluyentes.

Las personas y unidades familiares beneficiarias deberán reunir los siguientes requisitos:

a) Estar empadronado en el municipio de Sopela con una antigüedad no inferior a 12 meses en el momento de solicitar la ayuda económica.

b) Hallarse en alguna de estas situaciones:

— Desempleo.

— Ser pensionista de cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social.

— Estar en activo con unas rentas equivalentes al Salario Mínimo Interprofesional.

— Perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos.

— Con carácter general, no contar con recursos económicos suficientes.

c) Ser sujeto pasivo en el Impuesto de Bienes Inmuebles de Naturaleza Urbana, y en las Tasas de recogida de basura y alcantarillado, bien en calidad de propietario de la vivienda, bien en calidad de inquilino, siempre que en el contrato de arrendamiento se establezca el pago de las Tasas de recogida de basura y alcantarillado a cuenta del arrendatario.

d) No ser propietario de otro bien inmueble distinto de aquél para el que se solicita la ayuda, excluyéndose de este cómputo el local destinado a trastero y garaje para un vehículo que se encuentre ubicado en el mismo edificio de la vivienda objeto de la solicitud.

e) El patrimonio máximo disponible (dinero, títulos, seguros, valores, vehículos u otras propiedades) de la unidad familiar no puede ser superior a cuatro veces la cuantía anual máxima de la Renta de Garantía de Ingresos, (que le pudiera corresponder), esto es:

— Un miembro: 29.395,68 ¤. — Dos miembros: 37.746,72 ¤. — Tres ó más: 41.755,68 ¤.

f) Mantener residencia efectiva en el domicilio señalado en la solicitud de ayuda, y que ha de corresponder con el de los recibos girados objeto de la misma.

g) No haber recibido subvenciones por los mismos conceptos y en el mismo periodo.

Se entenderá por unidad familiar al conjunto de las personas que convivan efectivamente en el domicilio. Dicha situación se acreditará mediante el Padrón Municipal de habitantes.

Lectura fácil para facilitar la comprensión

El Ayuntamiento informará a los vecinos y vecinas de esta información por varias vías: nota de prensa a los medios de comunicación, página web municipal, redes sociales etc.

Así mismo, publicará un bando municipal basándose en la “lectura fácil”, con el objetivo de facilitar la comprensión de este tipo de informaciones entre la ciudadanía. De este modo, se intentará garantizar que las personas que realmente necesiten dicha ayuda comprendan correctamente la información y la incomprensión de este tipo de información de índole económico no sea un obstáculo para solicitar la ayuda.

Dicha propuesta para fomentar la lectura fácil fue recogida en la reunión vecinal celebrada en el barrio de Larrabasterra en el marco de los presupuestos participativos.