La avenida Atxabiribil contará con un bidegorri, zona 30 y aceras más anchas

El Ayuntamiento de Sopela redistribuirá en los próximos meses los usos de la avenida Atxabiribil, concretamente el vial que enlaza la rotonda superior de la calle Itsasalde (la rotonda que da acceso al camping) con la playa Atxabiribil y el barrio de Sopelmar.

Dichas obras tienen como objetivo fomentar el transporte sostenible para enlazar el centro del pueblo con los barrios de la playa y la propia playa, garantizando la seguridad de las personas que optan por desplazarse en bicicleta, así como de peatones y vehículos.

Además, los peatones contarán con más espacio para transitar por la avenida, se tomarán medidas para ralentizar el tráfico rodado, y se mejorarán las infraestructuras de la calle (iluminación, red de abastecimiento, etc.).

La nueva distribución del vial, de 400 metros, será la siguiente:

-       Se mantendrá el itinerario peatonal existente por la margen izquierda de la calle a lo largo de todo el recorrido. La actual acera se ampliará hasta conseguir un ancho mínimo de dos metros, aunque en algunas zonas llegará a alcanzar los 2,30 metros.

-       Se habilitará un carril de uso exclusivo para ciclistas (un bidegorri), en el lado derecho del vial (en el sentido de bajada hacia la playa).  De este modo, se eliminará el arcén existente en el lateral derecho de la vía. El sentido de circulación del bidegorri será bidireccional (de subida y bajada hacia la playa). Con el objetivo de garantizar la seguridad del carril bici, se colocará una mediana de 40 cm que separará la carretera del bidegorri.

-       La calle será delimitada como zona 30 (como velocidad máxima).  La calzada contará con una amplitud que oscilará entre los 5,50 a 5 metros (es decir, carriles de 2,75 metros de anchura en un caso y 2,50 metros en el segundo caso).

En los anteriores planeamientos municipales (el último de ellos fechado en 2010) se preveía una acera con un uso compartido para bicicletas y peatones, es decir, una solución donde la bicicleta y el peatón compartían el espacio sin diferenciación de usos.

Sin embargo, teniendo en cuenta la pendiente del vial (entre un 6 y un 8%) las velocidades que sin duda alcanzarían las bicicletas en su descenso hacia la playa podrían generar riesgos, dificultando la convivencia entre peatones y ciclistas. Por ello, la solución propuesta ha sido la construcción de un bidegorri exclusivo y protegido, compartiendo su circulación con un tráfico calmado de 20-30 km/h.

En algunos puntos, la calzada se estrechará consiguiendo crear un frente de seguridad de hasta un metro de longitud en las salidas de vehículos y de los vecinos que habitan en las viviendas del lado derecho de la vía.

Por otro lado, aprovechando las obras de redistribución del vial, se implantará un conjunto de redes de servicio que modernizará el estado actual de las canalizaciones ya obsoletas (tuberías de amianto, etc.). También se cambiará la red de alumbrado público para que cumpla las normativas lumínicas y las exigencias de eficiencia energética. Además, se soterrará la red de energía eléctrica y la marquesina de autobús también se reubicará, ampliando el espacio para los peatones.

El presupuesto total de la obra ascenderá hasta los 520.000 euros IVA incluido.

Proyecto solicitado por los vecinos y vecinas

La construcción de un bidegorri y la delimitación de zona 30 en la avenida Atxabiribil ha sido una petición constante de los vecinos y vecinas del barrio de Sopelmar, así como de los usuarios de las playas. Sin ir más lejos, en julio del año pasado vecinos y vecinas de Sopelmar entregaron en el Ayuntamiento una recogida de firmas que solicitaba la construcción de dicho bidegorri, así como la delimitación de zona 30. En las reuniones vecinales organizadas por el Ayuntamiento también ha sido una de las peticiones más solicitadas.