Historia

sopela historia
Los dólmenes de Munarrikolanda o el asentamiento de Kurtzio demuestran que los asentamientos en Sopela se remontan a la prehistoria, ya que en ambos yacimientos se pueden contemplar los restos de la presencia humana en el entorno.

La huellas de la presencia romana en Sopela se encontrarón principalmente en el entorno de la iglesia de San Pedro, donde se localizaron diversos materiales cerámicos. Cerca del acantilado de la playa de Atxabiribil se descrubrio un fragmento de terra sigilata, posiblemente del siglo III d.C.

Sopela recible en nombre de anteiglesia.

Sopela tiene varias iglesias y ermitas. Gonzalo de Sopela edificó la Iglesia de San Pedro, de estilo renacentista (siglo XVI), que fue reformada en los siglos XVIII y XIX añadiéndole la famosa torre barroca. El escudo de armas del linaje de los Sopela, fundadores de la iglesia, está compuesto por dos llaves en cruz y cuatro corazones y se puede observar en la fachada de la iglesia.

Desde finales de la década de 1980, la población de Sopela ha tenido un fuerte incremento, contando en la actualidad con más de 12.000 habitantes. Si bien durante la industrialización los habitantes se trasladarón a nucleos urbanos más poblados de la zona del Gran Bilbao, a partir de finales del s.XX la tendencia se ha invertido. Sopela pasó a ser un núcleo residencial, bien comunicado con nucleos más grandes y con Bilbao.

Durante los últimos años la vida cultural y social se ha incrementado en el municipio, existiendo diferentes asociaciones basadas en el deporte, como la Sociedad Deportiva Ugeraga (multideporte) o Peña Txuri (Surf), asociaciones de mujeres (Itzartu), culturales (Barinatxe Taldea), de comerciantes, de jóvenes (SUGA), etc...